Por Santiago de Abres (Vegadeo)

El camino histórico; el que necesariamente debían de seguir los peregrinos, cuando aún no existía el moderno Puente de los Santos, se dirigía en busca del puente más cercano que permitiese vadear el río Eo, frontera natural entre Asturias y Galicia.

Cruzar entonces la gran Ria del Eo, en una pequeña embarcación desde las villas asturianas de Figueras o Castropol, hasta la lucense de Ribadeo, representaba una peligrosa travesía que muchos no estaban dispuestos a afrontar o careccían de medios para sufragar su coste.

 

No tenían más solución, entonces, que a partir de Tol, tomar el camino que en dirección SO

les llevaba hacia Vegadeo y Santiago de Abres, para salvar el río en el luigar de Ría de Abres y prosegui su camino, ya en tierras gallegas,  hacia Trabada, Vilanova de Lourenzá y Mondoñedo

 

Vegadeo es actualmente la capital del municipio. Está situada en el vértice sur de la tría del Eo, entre los ríos Suarón y Monjardín

 

La última localidad asturiana por la que el romero pasaba es Santiago de Abres. La iglesia parroquial, dedicada al Apóstol,  está levantada de fábrica barroca del siglo XVIII. Tiene pórticos a los pies y espadaña de dos ojos. Conserva varios retablos de la misma época de la edificación, además de dos imágenes de Santiago, caballero y peregrino. Conocida como “templo de asilo” desde 1774. En el libro de la Cofradía del Sacramento y del Rosario que se custodia en su archivo, se conserva una bula del Papa Pí VI, fechada en el año 1794, por la que se concedía indulgencia plenaria a quienes acudieran allí “una vez confesado y comugado en el día de la festividad del mismo Santiago Apóstol, desde sus primeras vísperas hasta el ocaso del soly allí rezasen a Dios Nuestro Señor por la paz y la concordia entre los Príncipes Cristianos, extirpación de las heregías y demás necesidades de la Iglesia”